inmo empleo motor otros Haz click aquí para ver la última edición Haz click aquí para suscribirte gratis

SOLUCIONANDO LA ANSIEDAD EN HIPNOSIS

-

S.G. 16/07/2015

La ansiedad se define como “una emoción compleja, difusa y desagradable que se expresa por un sentimiento de temor y tensión emocional y que va acompañada de sintomatología somática”, todo esto lleva aparejado la activación del sistema nervioso autónomo (el que controla de forma autónoma todas nuestras vísceras).
Una cualidad básica de la ansiedad es su carácter anticipatorio, es decir, una vez haya aparecido la ansiedad ante una situación, la mente de la persona ya está “preparada” para reaccionar ante la misma situación o parecida e incluso la anticipará simplemente imaginándose ésa situación negativa.
La ansiedad está presente en la mayoría de los trastornos psicológicos y psicosomáticos. En realidad es el primer “escalón”, el “caldo de cultivo” para que crezca cualquier otro trastorno, como fobias, obsesiones, trastornos de evitación, depresiones, etc. Entre sus síntomas se encuentran:


FISICOS: Taquicardias, palpitaciones, opresión en el pecho, falta de aire, temblores, sudoración, molestias digestivas, náuseas, vómitos, “nudo” en el estómago, alteraciones de la alimentación, tensión y rigidez muscular, cansancio, hormigueo, sensación de mareo e inestabilidades. Si la alteración es considerable es muy probable que puedan aparecer alteraciones del sueño y en la respuesta sexual.

PSICOLÓGICOS: Inquietud, agobio, sensación de amenaza o peligro, ganas de huir o atacar, inseguridad, sensación de vacío, sensación de extrañeza o despersonalización, temor a perder el control, recelos, sospechas, incertidumbre y dificultad para tomar decisiones.

DE CONDUCTA: Estado de alerta e hipervigilancia, bloqueos, torpeza o dificultad para actuar, impulsividad, inquietud motora y dificultad para estarse quieto y en reposo. Se nota particularmente en el lenguaje corporal, posturas cerradas, rigidez, movimientos torpes de manos y brazos, tensión de las mandíbulas, cambios en la voz, expresión facial de asombro, duda o crispación, etc.

INTELECTUALES: Dificultades de atención, concentración y memoria, aumento de los despistes y descuidos, preocupación excesiva, expectativas negativas, rumiación, pensamientos distorsionados, incrementos de las dudas y sensación de confusión, tendencia a recordar sobre todo cosas desagradables, sobrevalorar pequeños detalles desfavorables, abuso de la prevención y de la sospecha, interpretaciones inadecuadas, susceptibilidad, etc.

SOCIALES: Irritabilidad, ensimismamiento, dificultades para iniciar o seguir una conversación, en unos casos y verborrea en otros, bloquearse o quedarse en blanco a la hora de preguntar o responder, dificultades para expresar las propias opiniones o hacer valer los propios derechos, temor excesivo a posibles conflictos, etc.


La mejora espontánea (es decir sin consulta ni tratamiento) de los problemas por ansiedad es improbable. Solo se produce en muy pocos casos. En la mayoría de los casos la ansiedad no solo tiende a mantenerse, más bien tiende a extenderse y generalizarse.
Simplemente “querer” que desaparezcan o “creer” que a base de fuerza de voluntad pueda desaparecer, no es efectivo. Lo más conveniente es iniciar un tratamiento para mejorar la ansiedad lo antes posible.
La hipnosis es una técnica de gran valor utilizada para tratar problemas tanto físicos como psicológicos. Su eficacia ha sido comprobada por numerosos estudios científicos en el mundo. La Hipnoterapia es una herramienta segura, efectiva, saludable y no invasiva. Es importante destacar que la ciencia ha descubierto que el 85 por ciento de las enfermedades son psicosomáticas, es decir que tienen una gran cantidad de componentes emocionales y mentales. La Hipnoterapia permite activar todo ese potencial sanador, de forma totalmente natural con resultados definitivos. No tiene contraindicaciones y es apta para todas las personas.

Concretando. ¿para qué sirve la hipnosis?
La focalización terapéutica o hipnosis tiene infinitos usos, la gran mayoría se centra en utilizar los recursos mentales que ya tenemos, pero que no los hemos dinamizados. Es especialmente útil para:
1. Trastornos emocionales: Ansiedad, depresión, miedos, insomnios y fobias.
2. Trastornos de estrés postraumáticos.
3. Trastornos adictivos: Tabaquismo, alcoholismo.
4. Trastornos alimentarios: Anorexia, bulimia, obesidad.
5. Trastornos sexuales: Anorgasmia, vaginismo, aversión.
6. Salud física: Diferentes síndromes donde se involucre el estrés, el sistema inmunológico, síntomas somáticos.
7. Autoestima: Su falta o su desregulación.

Isabel Barrado. Especialista Hipnosis Clínica. (UAL). Experto Univ. Psicopatología y Salud. (UNED). Desde 2009 directora del Centro Profesional de Hipnosis. http://www.hipnosisgandia.es - Desarrollo y crecimiento personal. Entrenamiento mental Mindfulness (MBSR). http://www.vivirsinestres.es - Tel. 610 444 439

Enviar   Imprimir  



Añade un comentario a esta noticia

Tu comentario
 
Nombre - Obligatorio
 
Correo electrónico (no se mostrará) - Obligatorio
 


Política de privacidad | Aviso legal | Contacto | Publicidad
© Media Serviocio Safor, S.L. - Paseo Germanías 3,1-1 - 46702 - Gandia (ESPAÑA) - Tel. 96 296 62 09

invisible escapades pocket indispensable saforguia

Entrar