inmo empleo motor otros Haz click aquí para ver la última edición Haz click aquí para suscribirte gratis

Fallece a los 87 años el cardenal valenciano Ricard María Carles, que fue arcipreste de Tavernes de la Valldigna

El purpurado, arzobispo emérito de Barcelona, se hizo cargo de la parroquia de Sant Pere entre 1953 y 1967. Fue nombrado cardenal por el papa Juan Pablo II en 1990 y permaneció al frente de la archidiócesis hasta su jubilación en 2004. Recibirá sepultura en la Basílica de la Mare de Déu dels Desemparats de Valencia por expreso deseo suyo. En Tavernes fundó el Centre Excursionista y su última visita fue hace dos años, en mayo, con motivo de una misa celebrada por la Confraria de la Mare de Déu dels Desemparats en el patio del Colegio de Sant Josep. Era Hijo Adoptivo desde 1969.

AVAN, J.C. 17/12/2013

El cardenal valenciano Ricard María Carles, arzobispo emérito de Barcelona, ha fallecido esta madrugada a los 87 años de edad en el hospital de la Santa Cruz , de Tortosa (Tarragona), tras una larga enfermedad y después de que fuera hospitalizado el pasado mes de noviembre, con sintomatología neurológica, según han confirmado hoy fuentes del Arzobispado de Valencia.

El purpurado, que en la diócesis valentina fue párroco y arcipreste de Tavernes de Valldigna, así como de la parroquia de San Fernando de la ciudad de Valencia, fue nombrado por el papa Juan Pablo II arzobispo de Barcelona en 1990 y permaneció al frente de la archidiócesis hasta su jubilación en 2004.

Anteriormente había sido obispo de Tortosa, entre 1969 y 1990 y en noviembre de 1994 fue creado cardenal por el entonces papa, el beato Juan Pablo II. En el año 2001, y de acuerdo con lo previsto en el Derecho Canónico, presentó la dimisión de su cargo arzobispal, que “no le fue aceptada hasta el 15 de junio del 2004”.

Durante los últimos años, el cardenal arzobispo emérito de Barcelona ha concelebrado en numerosas ocasiones en Valencia, entre ellas la Missa d´Infants, en la plaza de la Virgen junto a la Basílica de la Virgen, a la que acudía con “enorme devoción para rezar a la Virgen de los Desamparados”, según fuentes de la Basílica. Asimismo, ha participado en numerosas ocasiones en las celebraciones de la festividad del fundador del Real Colegio Seminario Corpus Christi de Valencia, “El Patriarca”.

Ricard María Carles Gordó nació en Valencia el 24 de septiembre de 1926. Realizó estudios primarios en la escuela de las Teresianas y secundarios en la de San José de los Padres Jesuitas, las dos en su ciudad natal. Ingresó en el Seminario Mayor de Valencia y a la vez en el Colegio del Corpus Christi, El Patriarca.

El 29 de junio de 1951 recibió la ordenación sacerdotal y dos años después se licenció en Derecho Canónico en la Universidad Pontificia de Salamanca. En el mismo año de 1953 fue nombrado párroco y arcipreste de Tavernes de Valldigna, y en 1967 fue trasladado a la parroquia de San Fernando de la ciudad de Valencia. Actuó, también, como consejero de la Juventud Obrera Cristiana y responsable de la formación de los diáconos. Posteriormente fue nombrado delegado episcopal para el clérigo y consejero diocesano de pastoral familiar.

El 3 de agosto de 1969 fue consagrado obispo de Tortosa. En la Conferencia Episcopal Española fue presidente de la subcomisión para la Familia y presidente de la Comisión para los Seminarios y las Universidades. El 23 de marzo de 1990 fue nombrado arzobispo de Barcelona, donde creó un Instituto de Teología Espiritual.

El día 26 de noviembre de 1994 Ricard María Carles fue nombrado cardenal. Al año siguiente el papa Juan Pablo II lo nombró miembro del consejo de cardenales para el estudio de los problemas económicos y organizativos de la Santa Sede. En el año 2001 y de acuerdo con lo previsto en el Derecho Canónico, presentó la dimisión de su cargo arzobispal, que no le fue aceptada hasta el 15 de junio del 2004.

En la Conferencia Episcopal Española fue miembro de la Comisión Episcopal del Clero de 1972 a 1975 y miembro de la Comisión Episcopal de Misiones de 1972 a 1978. Por otro lado, fue presidente de la Subcomisión Episcopal para la Familia (1978-1984) y presidente de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades (1984-1990), según fuentes de la CEE.

Además, fue Miembro del Comité Ejecutivo de la CEE de 1990 a 2005 y vicepresidente de la CEE de 1999 a 2005.

Sepultura en la Basílica
Los restos mortales del cardenal valenciano Ricard María Carles, arzobispo emérito de Barcelona fallecido hoy a los 87 años, recibirán sepultura en la Basílica de la Virgen de los Desamparados, de Valencia, tal y como era su deseo expresado en varias ocasiones.

Su tumba quedará situada en la nave central, cerca del altar, al lado derecho de la única sepultura existente en la Basílica, la del también cardenal valenciano Juan Bautista Benlloch, que fue arzobispo de Burgos desde 1919 a 1926, han precisado las mismas fuentes.

El sepulcro en el que reposarán los restos del purpurado se encuentra excavado ya desde hace seis años, por encargo del cardenal Carles que costeó las obras.

El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, ha considerado que “tiene una gran lógica" la decisión del cardenal Carles de recibir sepultura en la Basílica de la Virgen de los Desamparados, "por que se sintió acompañado por la Mare de Déu dels Desamparats toda su vida, a Ella le confió su ministerio episcopal y le visitó en innumerables ocasiones”.

Muy querido y recordado en Tavernes
En declaraciones a saforguia.com, el párroco de Sant Pere, José Vicente Sellens, destacó que a Ricard Maria Carles "todavía se le recuerda como uno de los curas más queridos que ha pasado por Tavernes". El arzobispo era Hijo Adoptivo desde 1969.

El pasado 14 de junio, con motivo de la bendición de la restauración de la parroquia de Sant Pere, estaba anunciada su asistencia, pero finalmente se desconvocó a última hora.

Las últimas visitas del cardenal a Tavernes de la Valldigna fue hace un par de años, con ocasión de una misa que celebró la Confraria de la Mare de Déu dels Desemparats en el patio del colegio Sant Josep el segundo sábado de mayo, y también para acompañar al sacristán Vicente Llinares, que celebró sus bodas de oro como religioso, y fue uno de los primeros que le asistió a su llegada a la rectoría vallera.

Fue el iniciador, cada primero de mayo, de la romería a la Muntanyeta de les Creus, cada 1 de mayo en la festividad de San José Obrero.  En la actualidad, más de 500 personas participan todos los años en la romería que empieza en la parroquia de Sant Pere Apòstol y finaliza en la cima de la montaña que está coronada por tres cruces de hierro.

Amante de la naturaleza, Carles fundó lo que después sería el Centre Excursionista de Tavernes de la Valldigna, y de él se cuentan varias anécdotas, como ayudar a algunos montañeros en Barx. Años después, cuando iba caminar al Montgó (Xàbia), hacía parada en el Restaurante Víctor, con cuyo gerente le unía una amistad. Al funeral de este jueves está previsto que asista una delegación de feligreses valleros y autoridades.

Enviar   Imprimir  



Añade un comentario a esta noticia

Tu comentario
 
Nombre - Obligatorio
 
Correo electrónico (no se mostrará) - Obligatorio
 


Hover here, then click toolbar to edit content
Política de privacidad | Aviso legal | Contacto | Publicidad
© Media Serviocio Safor, S.L. - Paseo Germanías 3,1-1 - 46702 - Gandia (ESPAÑA) - Tel. 96 296 62 09

invisible escapades pocket indispensable saforguia

Entrar