inmo empleo motor otros Haz click aquí para ver la última edición Haz click aquí para suscribirte gratis

Las llamas vuelven a amenazar seriamente a los bosques de la Safor

Dos años después del cruento incendio del Montdúver que arrasó 1.900 hectáreas, la situación en la comarca no ha mejorado mucho y todavía quedan muchos problemas por resolver. Tanto es así que, según los expertos, hoy por hoy existen importantes deficencias en labores preventivas, de vigilancia y de limpieza. Si a ello le sumamos que estamos en uno de los años más cálidos y de menos pluviosidad, la montaña puede ser un "verdadero polvorín" en el que cualquier chispa tendrá efectos realmente devastadores. A continuación os presentamos la situación de los bosques de la comarca, con especial atención a las zonas afectadas por aquel terrible incendio.

10/04/2008

Vista actual del Montdúver donde se pueden observar los efectos devastadores que tuvo el incendio de 2006 sobre la montaña. / Juanjo PeretEl pasado marzo, la Comunitat Valenciana vivió un mes cálido y muy seco, con unas precipitacitaciones un 85% inferiores a las normales en este período. Tanto es así, que según el Ministerio de Medio Ambiente, el litoral valenciano vivió el cuarto marzo más cálido desde 1971. Este informe ministerial indicó, además, que la Safor fue una de las comarcas con más déficit de precipitaciones, ya que solo llovió entre 20 y 30 l/m2.


En estas circunstancias, y si consideramos la coincidencia con las Pascuas, donde tradicionalmente los ciudadanos salen a disfrutar del monte, no es de extrañar que la Conselleria de Medi Ambient aconsejara actuar como si de una situación de preemergencia máxima se tratara, desde el 21 hasta el 30 de marzo. Además, este peligro fue real, por ejemplo, el 28 de marzo, cuando a causa de las altas temperaturas y los fuertes vientos se decretó el nivel máximo de preemergencia.

Afortunadamente, nuestra comarca no vivió incidente alguno, y no se tuvo que lamentar ninguna catástrofe similar a la acontecida en el Montdúver hace dos años, concretamente el 12 de marzo de 2006. Pero conozcamos mejor cómo se encuentran actualmente los montes de la comarca y, en especial, aquellas zonas que fueron devastadas por aquel incendio que acabó con más de 1.900 hectáreas.

La situación actual
La capital de la comarca, Gandia, vio como aquel incendio afectaba a 90 Ha de su paraje natural del Parpalló-Borrell, es decir, aproximadamente, un 20% de la extensión del parque. Según señaló a Safor Guia, el concejal de Medi Ambient, Vicent Mascarell, después del incendio el Ayuntamiento se comprometió a "hacer una serie de inversiones, sobre todo en limpieza y repoblación. Así se hizo y se ha seguido haciendo en los últimos meses. Y, sobre todo, en el paraje natural, estamos realizando limpiezas puntuales a través de brigadas, financiadas al 100% por Gandia." Mascarell se refirió también a las labores de vigilancia que considera a todas luces insuficientes: "La Generalitat y Diputación prometieron una brigada forestal que vigilara los términos de Gandia y Xeraco, pero una vez más han incumplido su palabra."

Del mismo modo, se manifestó el alcalde de Xeraco, Ferran Bofí, quien señala que las acciones que ha llevado a cabo Conselleria desde el incendio "han sido insuficientes". Bofí indicó que inmediatamente después del incendio, el organismo autonómico contrató a una empresa para limpiar las zonas quemadas. "Estuvieron dos meses, pero se dejaron mucho por limpiar", critica. En cuanto, a reforestación el primer edil de Xeraco explicó que lo único que se ha hecho es la plantación escolar de algunos pinos en el Día del Árbol. A parte de eso, "no se ha hecho nada de nada." El socialista señala que a pesar de que algunos consideran que es mejor que el monte se regenere solo, "en zonas donde donde ha habido repetidos incendios, el suelo cada vez es más árido y sin una regeneración forzada, el paisaje cada vez será más desértico." Bofí se refirió por último, a la vigilancia forestal en la zona. "Hay una brigada que va por Simat y Xeresa, y prometieron una para Xeraco y Gandia pero de momento de eso no hay nada."

Junto a Xeraco, otra de las poblaciones más afectadas por el siniestro fue Xeresa. Entre las dos localidades sumaron más del 60% de las hectáreas del incendio. El alcalde de la localidad, Tomás Ferrandis, también señaló que es más que necesaria una reforestación en la zona: "Hay todavía muchísimos árboles quemados y el impacto visual es enorme. Habría que talarlos y hacer una reforestación real." Sobre la vigilancia, el nacionalista indicó que en la actualidad "hay una brigada de Diputación", pero insiste en que "sobre todo lo que hace falta son labores de limpieza y reforestación."

Por último, hay que referirse a otra gran afectada por el siniestro, Simat de la Valldigna. Su alcalde, el popular Sebastián Mahiques, es un poco más optimista que sus homólogos e indica que "a causa del fuego el monte está bastante limpio, y que incluso ya empiezan a verse los primeros brotes." Mahiques añade que en Simat hay una brigada forestal que está trabajando bastante, sobre todo en los arcenes de la carretera.

El bosque valenciano, un polvorín
La semana pasada, la asociación de forestales valencianos denunció que los bosques necesitan urgentemente más protección. Los expertos calificaron de insuficientes los medios que destina la Generalitat para evitar y abordar los fuegos, especialmente las ayudas para los montes de titularidad privada.

De la misma opinión es el coordinador de Els Verds-PV, Joan Francesc Peris, para quien "la partida presupuestaria en silvicultura en el País Valencià es ridícula y se ayuda muy poco a los propietarios de los bosques." Peris indicó a Safor Guia que "hoy por hoy la montaña de la comarca no está preparada para un incendio, y solo se puede sofocar una vez se quema el último pino."

El ecologista todavía va más allá e indica que el bosque valenciano "tiene más de un millón de hectáreas y solo se han limpiado 20.000. Si a eso le sumamos la realidad del cambio climático, con los bajísimos índices de pluviosidad y las altas temperaturas, se convierte en una auténtica antorcha con mucho peligro de que pueda llegar a encenderse." La silvicultura preventiva, la utilización de cabras para controlar la vegetación de manera natural o una repoblación no agresiva son algunas de las soluciones que apunta Joan Francesc Peris.

Medidas de protección
La preocupación sobre este tema también la podemos detectar en el último libro que publica el CEIC: Boscos de la Safor, obra de Xavi Ródenas, Josep Sendra y José María Peiró. Un completo análisis sobre los bosques de la comarca con algunas sugerencias para conservarlos del mejor modo posible.

Los expertos esperan que sus opiniones sean escuchadas y, de este modo, los organismos públicos atiendan las necesidades de los bosques de la comarca, para que no haya que lamentar sucesos como aquel tan terrible que vivió el Móntduver en 2006.

Enviar   Imprimir  



Añade un comentario a esta noticia

Tu comentario
 
Nombre - Obligatorio
 
Correo electrónico (no se mostrará) - Obligatorio
 


Política de privacidad | Aviso legal | Contacto | Publicidad
© Media Serviocio Safor, S.L. - Paseo Germanías 3,1-1 - 46702 - Gandia (ESPAÑA) - Tel. 96 296 62 09

invisible escapades pocket indispensable saforguia

Entrar