inmo empleo motor otros Haz click aquí para ver la última edición Haz click aquí para suscribirte gratis

Requena rinde culto al vino

Requena se encuentra inmersa en la celebración de su LXI Fiesta de la Vendimia. Este fin de semana, el municipio valenciano inicia la recta final de sus festejos. ¿Qué mejor momento para acercarse y disfrutar de todos los encantos que ofrece esta villa de origen medieval? Enclaves llenos de historia, un embutido delicioso, un vino que se ha ganado por méritos propios la Denominación de Origen y numerosas actividades en la calle es la oferta de la feria requenense.

Maria Casinos 27/08/2008

En ningún lugar de la Comunitat Valenciana, el vino tiene un papel tan protagonista como en la comarca de La Plana de Utiel. La capital, Requena, se viste estos días de gala para celebrar la Fiesta de la Vendimia. La feria va ya por su sexagésimo primera edición.

Pero el origen de la fiesta se remonta al siglo XIII, cuando el Infante Alfonso de la Cerda y su esposa Mafalda recibieron del rey de Francia la imagen de la Virgen de la Soterraña para que la depositaran en el primer pueblo de Castilla (Requena no fue valenciana hasta 1851).

El noble matrimonio cumplió con el cometido y entregó la talla a los frailes carmelitas de Requena, que la convirtieron en la patrona de la ciudad. En la actualidad, la patrona del municipio es la Virgen de los Dolores, y en honor a ella se celebra la Fiesta de la Vendimia.

Durante estos años, Requena ha sabido adaptarse a los tiempos pero sin perder de vista la tradición y el origen de la fiesta: celebrar el inicio de la recogida de la cosecha, un ritual ancestral que por su importancia económica y cultural para las gentes de esta tierra, debe festejarse por todo lo alto. Las mujeres, de todas las edades, se visten con el traje típico de la zona, compuesto por el refajo, una falda de paño bordada de vivos colores, el justillo o corpiño, normalmente negro, y la camisa, de color blanco y muy adornada con puntillas o recortes. Verlas desfilar en la ofrenda y los pasacalles es un hermoso espectáculo lleno de colorido.

La música es otra de las protagonistas de las fiestas en esta comarca, donde cada pueblo, por pequeño que sea, tiene su propia banda. Además, los jóvenes de Requena se agrupan en peñas, aquí denominadas "racimos", y contribuyen a enriquecer la fiesta organizando sus propias actividades.

La Fiesta de la Vendimia es también una magnífica oportunidad de conocer la Requena monumental e histórica. La ciudad tiene su origen en una plataforma de caliza, elevada entre 6 y 12 metros, donde se encuentra el medieval barrio de la Villa. Durante siglos y por su estratégica situación, fue importante baluarte frente a las sucesivas luchas fronterizas a las que estuvo sometido. No en vano, hay teorías que sostienen que el topónimo Requena procede del árabe Rakkana, "la fuerte”, la “segura".

De la Villa cabe destacar la iglesia de Santa María, la que se cree sucesora de la mezquita islámica, que data del siglo XIV, con portada de estilo gótico isabelino. Construida hacia el año 1380 sobre las ruinas de una ermita dedicada a Santa Bárbara, encontramos también la iglesia del Salvador. Ambas iglesias están declaradas monumentos nacionales.

El Palacio del Cid, situado en la calle Somera de Arriba, es un edificio gótico que data del siglo XV. La calle de Santa María, la de mayor longitud del conjunto histórico-artístico, conjuga la sobriedad de las portadas blasonadas de sus casonas, que levantaron los Caballeros de la Nómina del Rey, con el encanto de sus numerosas rejas de hierro y la sencillez de sus blancas fachadas.

Del castillo o fortaleza de Requena, calificado por Pérez Galdós como “insolente guerrero de piedra’, se conserva la Torre del Homenaje, situada junto a una de las siete cuestas de acceso a la Villa. Tras servir de residencia para señores feudales y capitanes de armas, fue habilitado como cárcel. En la actualidad, alberga el museo de la Fiesta de la Vendimia.

La conquista castellana provocó la expulsión de los moriscos que habitaban la Villa, forzando su asentamiento junto a pastores y labriegos en la parte norte de la población, sobre otra elevación de topografía similar que dio lugar al barrio de las Peñas de San Sebastián.

Requena y el vino
Pero lo que no puede dejar pasar el viajero si visita Requena es su faceta vitivinícola. Con 16.347 hectáreas de viñedo, produce unos excelentes tintos de Crianza, Reserva y Gran Reserva, gracias a la combinación de Tempranillo y Garnacha. Aunque la variedad mayoritaria es la Bobal, perfectamente adaptada a la climatología de la zona de la que se obtienen unos rosados jóvenes, frescos y afrutados. En cuanto a las variedades blancas, hay 1.200 hectáreas divididas en Merlot, Chardonnay, Macabeo, Merseguera y Plantanova. En Requena, se elabora además el único cava de la Comunitat Valenciana.

El testimonio de la tradición vitivinícola yace bajo las calles de la Villa medieval. Bajo sus monumentos y recorriendo todo el barrio, existe un laberíntico conjunto de cuevas en las que aparecen tinajas fechadas en la Edad Media, que dejan patente la ancestral vocación del municipio por el arte de cultivar las vides y elaborar el vino. No obstante, la actividad vitivinícola como fuente principal de economía y sustento de la zona no comenzaría hasta mediados del siglo XIX, forzada por la ruina de la importante industria sedera, iniciada a finales del siglo XVII.

Enviar   Imprimir  



Añade un comentario a esta noticia

Tu comentario
 
Nombre - Obligatorio
 
Correo electrónico (no se mostrará) - Obligatorio
 


Política de privacidad | Aviso legal | Contacto | Publicidad
© Media Serviocio Safor, S.L. - Paseo Germanías 3,1-1 - 46702 - Gandia (ESPAÑA) - Tel. 96 296 62 09

invisible escapades pocket indispensable saforguia

Entrar